Es navidad, la guerra terminó, si tú lo quieres

“Es Navidad, la guerra terminó, si tú lo quieres”

John Lennon

Esta frase es el título de una canción de John Lennon, que si bien la hizo pensando en la guerra de Vietnam, se aplica al presente también. Su melodía, cantada por un coro de niños de la comunidad de Harlem, mostraba su sincera posición pacifista contra el racismo y la discriminación; valores que se requieren hoy en día en que el mundo entero se ve afectado por la desigualdad y la poca tolerancia. El mensaje era simple: si nos unimos tendremos un mundo mejor.

Las fiestas de fin de año son siempre motivo de reflexión para algunos, de estrés para otros y de alegría para muchos. El cansancio acumulado del año ya se siente con fuerza. Las fechas y las celebraciones son rituales que marca el cambio, el mudarse de los viejos proyectos para emprender nuevos, el mirar nuestra historia y ver lo que hemos vivido durante el año. Los seres humanos necesitamos delimitar, marcar periodos, mirar el calendario, construir un antes y un después; esto viene de las culturas primitivas que regían sus acontecimientos por las estaciones, el solsticio de verano e invierno, los ciclos lunares, etc., y que han sido celebradas a través de la historia de la humanidad como una época de cambio, en la cual se hacen ceremonias que simbolizan renovación.

Los ciclos marcan nuestra vida, desde los más básicos como el sueño, la vigilia, la respiración, hasta los más amplios como las estaciones, la etapas del desarrollo, los periodos de estudio, etc. Lo bueno es aprender a ser conscientes de este orden natural, apreciarlo y saber valorar lo correcto que hemos hecho, los vínculos que hemos afianzado, las metas que hemos logrado y, sobre todo, cómo hemos crecido como persona. La mente humana tiende a completar ciclos, a seguir esquemas, a completar procesos y la mejor forma de lograrlo es automotivarnos y eleguir quien queremos ser.

navidad5
navidad4-1

Este fue un final de año en crisis, de estallido social, de violencia entre hermanos, de evidenciar el dolor que provoca la injusticia y la desigualdad de oportunidades, poniendo a prueba nuestra inteligencia emocional y capacidad de adaptación. Los procesos sociales exigen más de lo que estamos acostumbrados a dar, y seguramente esto ha contribuido a que el estrés, que es común en estas fechas, sea más que evidente. Muchos quieren lograr las metas que no lograron en el año, muchos están con problemas por las consecuencias económicas de esta crisis social, muchos que sufen en silencio están sacando la voz y mostrando lo imperfecto de nuestra sociedad, muchos también tienen esperanza por cambios mejores.

 A pesar de lo vivido, desde los logros y sufrimientos, es bueno hacer un resumen del año, ver que estuvo bien y que podemos mejorar.

navidad
navidad3-1
navidad7-1

Entonces en estos momentos de término de un ciclo, de instrospección y calma, es bueno pensar en los vínculos personales, dedicar tiempo a estar con los nuestros, a hacer la pausa necesaria y no sobre exigirse, a compartir el afecto y la empatía con quienes queremos. Las crisis se solucionan y está en nosotros solucionarlas. No olvidemos vivir el presente, es lo que tenemos, el pasado se fue (debemos aprender de él) y el futuro ya viene (debemos saber que viene). Recordemos que una vida armónica no sólo tiene metas económicas, también tiene metas emocionales, y el mayor tesoro que tenemos son nuestros vínculos familiares, de amistad y compañerismo. Si estamos juntos en estas fiestas, podremos decir que logramos el mas importante de nuestros objetivo: El querer y el ser querido. Entonces es tiempo de acercarnos, conversar, tener gestos de cariño, compartir, acoger, acompañar y convivir. Estos son los recuerdos que más valoramos y que nos hacen crecer. Es navidad, la guerra terminó, si tú lo quieres.

Artículos recientes
Comentarios

Deja un comentario

Hablemos

Hola, déjame un mensaje y me pondré en contacto contigo a la brevedad.

¿No se lee bien? Cambiar palabra captcha txt

Escribe lo que buscas y apreta “Enter”