La frustración en los niños

Durante muchos años, ya sea en la consulta o en los colegios, he escuchado a muchos padres y madres desear que sus hijos sean felices, que no sufran lo que ellos vivieron o tengan lo que ellos no pudieron o carecieron en su infancia. Siempre con la mejor de las intensiones, con esfuerzo incondicional y entrega total. Una actitud muy hermosa y que de algún modo define el ser padres.

El tema es que ser padres no solo es dar y apoyar con amor, sino también quitar y poner límites, con el mismo amor y la misma entrega.

Nuestra sociedad ha cambiado mucho los últimos años, todo se ha cuestionado y revisado (lo que en muchos casos es positivo), pero a su vez, se ha ido generando la sensación de incertidumbre y ansiedad ante el posible sufrimiento de un niño, lo que ha hecho que papás y mamás sean mucho más aprensivos y agobiadores, temerosos y ansiosos de que su hijo o hija viva la más mínima frustración…….

Así hay padres que siempre tienen que tener a su hijo donde sus ojos lo vean, que duermen con ellos, que le resuelven todas sus dificultades, que les evitan cualquier dolor o contrariedad, tanto en casa como en el colegio, que no soportan la idea de verlo llorar, que ante la primera pataleta lo instalan ante una pantalla electrónica, etc…. Y así, sin darnos cuenta, vemos como se transforman en niños de cristal, niños intolerantes a la frustración, ansiosos e impulsivos, que necesitan satisfacer sus necesidades en forma inmediata, y que pueden llegar a ser crueles si no lo logran, niños que no desarrollan la empatía ni la capacidad de incluir a un otro como parte de su vida, etc…..

pataleta7
pataleta8

La paradoja de amar a un hijo, es que no solo lo cuido y me preocupo, sino que también “lo frustro” y le dificulto su actuar… En el fondo no le resuelvo su vida, sino que le doy los elementos y el escenario para que él o ella lo haga por si mismo.

A un hijo no le puedo dar todo teniéndolo todo, no puedo resolverle sus problemas pudiendo hacerlo, no puedo anticiparle y evitarle sus dificultades sabiendo que vienen… Tenemos que frustrarlos en el buen sentido de la palabra, hacer que se esfuercen, que se cansen, que no todo salga como ellos quieren, darles pequeñas y grandes responsabilidades, que vivan las consecuencias de sus actos, y no diluirles sus errores o rupturas sociales.

Ser padre también es frustrarse, ya que muchas veces los hijos resolverán sus temas no siempre como nosotros queremos, o incluso lo harán da una forma errónea o engorrosa, teniendo que nosotros tener la sabiduría de no intervenir para que el chico o chica aprenda de sus errores e incluso de sus propios dolores.

Amar a un hijo es quererlo, cuidarlo y apoyarlo a que descubra el mundo por sí mismo, es aprender a irnos retirándonos poco a poco, de modo que puedan volar por sí mismo, y el día que decidan irse sean lo más autónomo posible.

pataleta6
pataleta4-1
Esos locos bajitos
(Joan Manuel Serrat)

 

El cantautor español Joan Manuel Serrat, compuso una hermosa canción muy conocida, que refleja creo el sentir de todo padre y madre….. Y como mi blog habla de psicología y música me gustaría invitarlos a escucharla.

Artículos recientes
Comentarios
  • César Arenas Bernal
    Responder

    Gracias por compartir este artículo en tu Blog. Agradezco enormemente que puedas ayudarc a los que practicamos la Docencia. Un abrazo.
    Atte.
    César Arenas Bernal

Deja un comentario

Hablemos

Hola, déjame un mensaje y me pondré en contacto contigo a la brevedad.

¿No se lee bien? Cambiar palabra captcha txt

Escribe lo que buscas y apreta “Enter”